Buscar por    
Edad
  
País
  
  Género
  
Soporte
   
Temas
 
Estás en : Home  /  Selecciones temáticas  /   Las bicicletas (no) son solo para el verano

Las bicicletas (no) son solo para el verano

 
Cada vez que veo a un adulto sobre una bicicleta,
no pierdo la esperanza para el futuro de la humanidad.
H. G. Wells
 
Durante muchos años se atribuyó a Leonardo da Vinci el invento del primer antepasado conocido de la bicicleta (a raíz de una de las ilustraciones que aparecían recogidas en su Codex Atlanticus de 1490), -aunque se tiene constancia de que ya en el Antiguo Egipto se fabricaron artefactos rudimentarios compuestos por dos ruedas unidas por una barra-; sin embargo, el historiador Hans-Erhard Lessing puso en duda este hecho durante su intervención en la VIII Conferencia Internacional sobre la Historia del Ciclismo, evento que se celebra anualmente desde 1990.
 
Según el investigador, el verdadero padre es Karl Friedrich Christian Ludwig Freiherr Drais von Sauerbronn, un inventor alemán que vivió entre los siglos XVIII y XIX y entre cuyos diseños se encuentra la "máquina de correr" (Laufmaschine), posteriormente popularizada como draisiana.
 
Estrenó este aparato ante el público en junio de 1817, por lo que en 2017 celebramos el bicentenario de aquel hito, consistente en la realización de un viaje entre Karlsruhe (su localidad natal) y Kehl (¡casi 77 kilómetros de travesía!)
 
El invento recibió un privilegio del Ducado y patentes en Prusia y Francia. Más adelante perfeccionaría este aparato añadiendo dos ruedas más, junto a los pedales y un cigüeñal entre las traseras.
 
El artista canadiense Alberto de Ciccio reconstruyó hace unos años el artefacto original de Karl von Drais con motivo de la carrera Cycles on Harbord de Toronto (Canadá). Compartió el video en distintas redes sociales:
 
 
Este instrumento, precursor del velocípedo y de la actual bicicleta, término que se acuñó por primera vez en Francia a mediados del XIX, nació como alternativa al caballo y ha llegado hasta nuestros días como el mejor ejemplo de movilidad urbana sostenible.
 
La construcción de la primera bici con pedales, tal y como hoy conocemos este medio de transporte, fue obra del escocés Kirkpatrick Macmillan, en 1839. Se conserva una réplica en el Museo de Ciencias de Londres. Al no patentarse el invento fue copiado por otros investigadores posteriormente, como Gavin Dalzell.
 
A finales del XIX, el inglés John Boyd Dunlop, gran aficionado al ciclismo, creó otro artefacto que revolucionaría definitivamente este medio de transporte: una cámara de tela y caucho, que se inflaba con aire y se colocaba en la llanta. Algo que apenas ha sufrido variaciones desde su aparición, a pesar del paso del tiempo y de los avances tecnológicos.
 
Gracias a la existencia de las bicicletas, las personas disfrutan a diario de un medio eficiente, saludable y muy beneficioso tanto para los usuarios como para el resto de ciudadanos (no tiene emisiones de ningún tipo), además de ser la protagonista principal de uno de los deportes más exigentes del mundo, popularizado gracias a competiciones como el Tour de Francia, el Giro de Italia, la Vuelta ciclista a España, el Tour de Flandes o la Milán-San Remo.
 
La literatura, el cine y la música están pobladas de referencias a bicicletas. Julio Cortázar dedicó a ellas un relato en Historia de cronopios y famas. Hemingway homenajeó a un ciclista de élite italiano, Rinaldi, poniendo este nombre a uno de sus más importantes personajes secundarios en la novela Adiós a las armas. Otros autores como Sylvia Plath, Conan Doyle, Tennessee Williams, Bradbury o Wells también fueron aficionados confesos al pedaleo.
 
En la narrativa actual encontramos otros cálidos homenajes a este medio de transporte entre las obras de renombrados autores como el poeta Felipe Benítez Reyes, Agustín Fernández Mallo, Eloy Tizón (que prologó Diez bicicletas para treinta sonámbulos, una acertada antología); Antonio Muñoz Molina, Juan Carlos Mestre, Andrés Neuman, José Ovejero o Marta Sanz.
 
Nosotros te ofrecemos una pequeña selección muy vinculada a la LIJ y al álbum ilustrado, para que leas durante este verano antes o después de disfrutar de una buena ruta en dos ruedas por algún paraje natural.
 
 
 
Artículos consultados
GRANT, Richard; BALLANTINE, Richard. El Gran libro de la bicicleta. El País Aguilar, Madrid. (1992)
HERLIHY, David V. Bicycle: The History. Yale University Press, pp. 200-250. (2004)
KING, Gilbert. The Bicycle. Boneshakers, Highwheelers, and Other Celebrated Cycles. Running Press, London, Philadelphia, (2002)
QUIROGA, Natalia; CINTO, Carola; BROWN, Scott. La bicicleta cumple 200 años. En: La Nación. Argentina. 11/02/2017
 
Créditos de las imágenes
Koen Van Biesen, extraída de El vecino pesca un pez (Tramuntana, 2017)
Lauren Ellis, imagen con licencia CC.
 
 
 
 
 
Envíanos tu comentario: