Buscar por    
Edad
  
País
  
  Género
  
Soporte
   
Temas
 
Estás en : Home  /  Noticias   /   La Colección Eguidazu permitirá conocer aspectos de la sociedad lectora del siglo XX

La Colección Eguidazu permitirá conocer aspectos de la sociedad lectora del siglo XX

  

El proyecto de clasificación y catalogación de la "Colección Eguidazu de Literatura Popular" que realiza la Fundación en Casa del Lector tiene el objetivo de poner en valor un fondo de cincuenta mil volúmenes que son representativos de la sociedad lectora del siglo XX y de la transformación masiva del hecho lector.  
 
Esta colección se ha incorporado a los fondos bibliográficos de Casa del Lector como uno de sus activos más valiosos, gracias a la generosidad de su propietario, el coleccionista y estudioso de la materia Fernando Eguidazu Palacios, que la reunió a lo largo de más de cuarenta años ahora.
 
La exposición "Hoy es ayer. Colección Eguidazu de Literatura Popular", abierta al público desde el 19 de junio al 29 de septiembre en Casa del Lector, el centro de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez emplazado en el complejo Matadero Madrid, pretende ofrecer al público en general y a los investigadores en particular la posibilidad de conocer el modo en que la sociedad española se hizo masivamente lectora. (Véase Inauguración)
 
 
 
 
Asimismo, con la intención de preservar este material para futuras investigaciones, un equipo de profesionales dirigidos por la documentalista de la Fundación Ángela Marcos está realizando el trabajo de clasificación y catalogación que sigue las pautas puestas en práctica por primera vez en el Centro de Investigación del Libro Infantil y Juvenil (CILIJ) de la Fundación, que incorporó las materias en la catalogación de obras literarias.
 
Una vez acabado el trabajo, el catálogo de los fondos estará disponible para su consulta en línea y, siguiendo las tendencias más modernas de la biblioteconomía y la documentación, están siendo digitalizadas también las cubiertas de la colección, que se incorporan a la ficha catalográfica.
 
De esta manera, la catalogación facilitará a los usuarios búsquedas por autores, ilustradores e incluso traductores así como por temas genéricos y específicos (aventuras, policíacas, ciencia ficción, Oeste o California), o por períodos cronológicos, entre otras posibilidades.
 
Ángela Marcos afirma que el trabajo sobre este tipo de publicaciones, que no se ha hecho hasta ahora en España, hará posible que se conozca el panorama de la literatura popular prácticamente de un siglo, ya que la colección comprende folletines y aucas publicadas aproximadamente en 1870 hasta ejemplares editados en 1975.
 
Entre los aspectos curiosos y las dificultades que presenta la tarea de clasificación y catalogación de un material como el de esta original colección, Ángela Marcos señala la falta de información en las propias publicaciones lo que supone "una investigación paralela a la propia catalogación".
 
La fecha de edición es uno de los datos ausentes con más frecuencia. Otro problema es establecer la verdadera identidad de los autores que han utilizado pseudónimos, como el caso del prolífico Marcial Lafuente Estefanía, que usó hasta siete, así como establecer la autoría de ilustradores y traductores.
 
Fernando Eguidazu, durante la inauguración de la exposición "Hoy es ayer. Colección Eguidazu de Literatura Popular" en Casa del Lector llamó la atención sobre el hecho de que en España estas publicaciones no están valoradas en absoluto. "No se aprecia, se considera que es basura" –afirmó.  Aunque admitió que "realmente es una literatura muy mala" asegura que tiene "un valor histórico, sociológico e incluso económico, porque las primeras multinacionales españolas fueron precisamente las editoriales de novela popular".
 
A su juicio es una parte muy importante de nuestra cultura, aunque humilde, que "en otros países entienden, protegen y preservan".
 
Eguidazu entiende que "el desconocimiento es lo que conduce al poco aprecio", lo que se agrava porque en España "las colecciones privadas están cerradas a cal y canto a la gente y las colecciones públicas no existen".
 
Por ese motivo decidió depositar su colección en la Fundación para que "de alguna forma estuviera a disposición de gente que se pueda aficionar".

 

 
Envíanos tu comentario: