Buscar por    
Edad
  
País
  
  Género
  
Soporte
   
Temas
Estás en : Home  /  TAG: Muchas Caperucitas

La niña de rojo
 Aaron Frisch

La narración recoge los elementos clave de la historia de Caperucita, traslada la acción a un contexto contemporáneo y transforma el bosque en una inquietante selva urbana, retratada en una colección de fascinantes imágenes, repletas de detalles y matices, propias del universo Innocenti. Una relectura que acerca el clásico al lector de hoy mediante una secuenciación narrativa de textos e ilustraciones que recuerda al mundo del cómic y en la que asoman esbozos de crítica social.

El pequeño libro rojo
  Philippe Brasseur

En esta versión irreverente del cuento clásico de Caperucita Roja, la cestita es un libro y la niña no siente ningún respeto por los libros. Pero al menos podremos descubrir que los libros pueden servir para algo más que leer, aunque dichas utilidades no sean muy recomendables. Paralelamente y de modo paradójico, una extraña narradora, la maestra de los ratones, tratará de explicar a sus alumnos unas reglas mínimas que se deben seguir para el correcto uso de los libros, antes de intentar leerles esta historia sin conseguirlo.

Caperucita Roja
  Adolfo Serra

Adolfo Serra realiza su versión del tradicional cuento de Caperucita Roja a través de sus magníficos dibujos. El autor trabaja a partir de un punto de vista diferente y sitúa al lobo como protagonista omnipresente y espectador de la historia tomando su fisonomía como escenario. Su espeso pelaje representa el bosque, la aventura que la niña vive motivada por la curiosidad y, el estómago, es el lugar de reencuentro con la abuela. Un álbum sin texto en el que la tradición oral y la imaginación del lector ponen las palabras.

Las manoplas de Caperucita
  Inés Almagro

También esta vez Caperucita quiere intentar protagonizar su cuento como una niña buena y obediente, como siempre lo hace. Pero no parece fácil con la que está cayendo: nieve, viento, frío... Una adaptación divertida del clásico infantil, que plantea el quehacer de los personajes como un trabajo cotidiano que desempeñan de forma constante: siempre, menos cuando nieva y hace frío, según parece. Las ilustraciones acercan a los niños una niña Caperucita con ciertos rasgos adultos, que habita un mundo de imágenes surrealistas.

La noche de la visita
  Benoît Jacques

El lobo es feroz, maestro en el disimulo y especialista en engañar a las almas ingenuas. Pero dos obstáculos le impiden saciar su hambre: una puerta cerrada a cal y canto y una frágil abuelita que esconde una inimaginable arma: su sordera.  A partir de la relación entre estos dos personajes se crea un magnífico libro ilustrado en el que la musicalidad del lenguaje, la divertida prolongación de una situación disparatada y el creciente enfado del lobo consiguen que el pequeño lector desee leer esta historia una y otra vez.  El disparate, la exageración, el ejercicio de estilo y el juego tienen su lugar de encuentro en este atípico libro que durante más de cien páginas, apenas con dos personajes, una acción e ilustraciones a dos tinta, mantiene al lector en vilo. Un libro para grandes y pequeños en el que cada uno conseguirá su propia lectura.

Una caperucita roja
  Marjolaine Leray

Una versión diferente a la que estamos acostumbrados. En esta ocasión se nos presenta a una niña curiosa, pero a la vez decidida y con las cosas claras. Se puede apreciar con ese NO categórico que le dice al lobo cuando éste se dispone a comerse a la niña. Lejos de dejarse amedrentar le da un caramelo al lobo con el que se atraganta y termina diciendo: ingenuo. Un álbum ilustrado de pequeño tamaño, muy bello como objeto, que gustará a pequeños y mayores. Dará lugar a charlar sobre una interpretación diferente del cuento clásico.

Caperucita Roja
  Kveta Pacovská

Es probable que Caperucita Roja sea una de las historias más contadas, ilustradas y versionadas de todos las que nos ha proporcionado la tradición oral y sus recopiladores por escrito. En esta ocasión es «la arquitecta de los libros» Kveta Pacovská quien juega con las imágenes que le sugiere esta historia universal y busca un nuevo enfoque a través de sus colores y formas de clara inspiración modernista. Con el rojo como gran protagonista nos muestra la clásica historia de los Hermanos Grimm. Otro ejemplo para comprobar la genialidad de esta autora, galardonada con el Premio Hans Christian Andersen en 1992.

¿Por qué?
  Michel Van Zeveren

Caperucita Roja es una niña obediente y entrañable... Pero también es tozuda e insistente y como todos los niños quiere saberlo todo. Y el lobo..., este lobo intenta tener respuestas para todo, pero la niña es tan preguntona que, como en todos los cuentos, termina comiéndosela. Pero Caperucita no calla ni devorada y delata al lobo delante del cazador. Una vuelta de tuerca a la conocida historia de Caperucita, con un estilo que hará que los niños se sientan muy identificados con la protagonista. Y que les hará sonreír gracias a su final feliz.

La pequeña Caperucita africana
  Niki Daly

Esta adaptación del clásico de Caperucita nos presenta a una niña africana que ayuda a su abuela en las tareas del hogar. En el camino, como a la niña de la caperuza roja, un perro peligroso le quita todas sus compras y la amenaza con sus colmillos. La niña, cuando se recupera del susto, es lo suficientemente astuta como para recuperar sus cosas y darle antes una buena lección al ladrón.

Alicia Patapam en los cuentos
  Gianni Rodari

Publicada originalmente como parte de la novela infantil Los traspiés de Alicia Paf  (Anaya), esta edición ilustrada consigue tener una unidad propia e incluso puede servir de entrenamiento para aquellos niños que estén ya capacitados para dar sus primeros pasos en una narración algo más extensa. La historia es muy representativa del universo de Rodari y, a pesar de que hoy día nos pueda resultar ya conocida, tiene el vigor y la inteligencia de la obra de un precursor y, sobre todo, sigue marcando al pequeño lector que se acerque a ella.

Érase veintiuna veces Caperucita Roja
 y otros

Caperucita Roja solo hay una... o había. A partir de ahora se puede decir que hay tantas Caperucitas Rojas como personas con imaginación. Veintiuna personas de un taller japonés para ilustradores realizan sendas versiones del clásico de Perrault, y cada una de ellas lo ilustra de la manera más audaz. Veintiún cuentos, veintiún ilustradores y veintiún ejemplos de libertad creativa.

La verdadera historia de Caperucita
  A. R.

A partir del relato francés, transmitido de generación en generación oralmente, y de las discusiones que el cuento ha motivado entre antropólogos o psicoanalistas, llegamos a la definitiva historia de Caperucita Roja. Despojándola de tabúes, el texto aparece tal y como fue concebido, detallando aspectos de la protagonista que hasta ahora desconocíamos. Caperucita vive en un pueblo pequeño y se aburre mucho, sobre todo cuando tiene que coser. Por eso, el día que su madre le encarga llevar unos dulces con leche a su abuela, no lo duda un instante. Ese será el punto de partida de una serie de peligrosas aventuras por culpa del malvado lobo, que vive en el bosque que hay que atravesar. Sólo el ingenio de nuestra protagonista puede ayudarle frente a la astucia del lobo. El dibujo se asemeja al que podría realizar sobre los textos cualquier niño lector. Destacadas en rojo aparecen las intervenciones de la protagonista durante toda la obra.

Confundiendo historias
  Gianni Rodari

Cuento que narra cómo un abuelo un tanto distraído le cuenta a su nieta el cuento de Caperucita Roja pero se confunde todo el tiempo, por lo que la pequeña tiene que corregirlo sobre la marcha en múltiples ocasiones. Divertido y muy bien escrito (tarea que no era nada sencilla, a pesar de lo simple del relato), este cuento hará sin duda las delicias de los más pequeños.

Noticias encantHadas
 Jacqui Hawkins

En este cuento Juan es un niño pobre que tiene que salir a buscar trabajo. Lo encuentra como repartidor del periódico Noticias EncantHadas, y a partir de ahí le suceden cosas extrañas, como conocer a los osos y a Ricitos de oro, a cruzarse con el Lobo y Caperucita, y a trabar amistad con un gigante que le da una moneda de su gallina de los huevos de oro cada vez que le sube el periódico a su casa, que está en lo alto de una planta gigante. El libro trae un ejemplar del periódico en la última página.

Los cuentos de Charles Perrault
  Charles Perrault

El cuento de Caperucita y el lobo que tanto miedo provoca, las aventuras del pequeño y listo Pulgarcito o las maldades urdidas por el gato con botas más famoso de todos los tiempos, entre otros, pueden disfrutarse en esta nueva edición que recopila tan maravillosos cuentos. Llenos de fantasía, temor o felicidad, estos cuentos fueron originalmente recuperados de la memoria popular por Charles Perrault e ilustrados por Gustavo Doré.

Mi madre la oca
 Maurice Ravel

Libro impreso y disco compacto que acerca a los niños la música de Maurice Ravel a través de un relato basado en cuentos infantiles clásicos. La narración es una recopilación de cuentos maravillosos, que se mezclan y relacionan. Los textos están perfectamente coordinados con la música que, en ocasiones, se transforma en la narradora de la historia. Alicia Cañas reproduce las escenas de los cuentos a los que hace alusión el autor, e introduce a lo largo de las páginas detalles que evocan los cuentos tradicionales.

Caperucita y la Abuela Feroz
 Juan Kruz Igerabide Sarasola

Ésta es una nueva versión del clásico de los hermanos Grimm. Aquí, los villanos del cuento son los padres de la niña, que sedientos de ambición deciden acabar con la abuela para hacerse con su herencia. La posibilidad de que exista más de una Caperucita y que los personajes sean tan distintos a los del cuento original llena la historia de simpatía y humor. El narrador forma parte de la historia, que sorprenderá también por las ilustraciones, capaces de trasmitir sensaciones por sí solas

Una rica merienda
  Lola

Sencilla y a la vez original narración rimada que nos presenta a una Caperucita preocupada por un lobo glotón, que sólo piensa en comer golosinas. A lo largo de la historia van apareciendo nuevos personajes que le ofrecen al lobo comida sana, que él rechaza. El texto tiene estrofas que repite cada personaje que aparece en escena. Además, cada uno ellos añade otra nueva. De este modo, las autoras consiguen crear una tierna historia rimada, acumulativa y repetitiva, con musicalidad y ritmo, apropiada para leerla en voz alta.

Caperucita
 José Miguel Rodríguez Clemente

Esta versión de la Caperucita de los Hermanos Grimm incluye, además de la tradicional moraleja, un segundo encuentro con el lobo, en el que queda claro que la niña de la caperuza roja no sólo ha aprendido la lección de prudencia, sino que también es capaz de reconocer el peligro y plantarle cara con astucia y valor. Libro ilustrado de gran formato, con espectaculares láminas a doble página y unas excelentes ilustraciones, muy sugerentes y poco convencionales, que remiten a un universo fantástico un tanto inquietante.

Caperucita Roja, Verde, Amarilla, Azul y Blanca
 Enrica Agostinelli

Este original compendio de caperucitas tiene como trasfondo la desmitificación de uno de los cuentos tradicionales más terribles a partir de la conocida fórmula de escritura creativa de Rodari: «¿Qué pasaría si...?» Los autores proponen nuevos escenarios y nuevas soluciones, siempre con un final feliz. Tras la versión clásica de los Grimm, se ofrece una Caperucita campestre (Verde), otra urbana (Amarilla), otra marina (Azul), y una sorprendente e invisible Caperucita Blanca. Un libro estupendo, para acercarse sin miedo a lobos malignos y otros terrores infantiles.

Caperucita Roja
  Charles Perrault

Esta versión de Caperucita Roja, de Perrault, no tiene final feliz: nieta y abuela son devoradas sin piedad por el lobo. El cuento acaba con una moraleja explícita, que alude a la prudencia de las niñas y al peligro de las compañías poco recomendables. Si la historia es de por sí impresionante, esta edición incluye unos dibujos en apariencia ingenuos pero de fuerte impacto visual, con un inquietante tono rojizo que refuerza la truculencia del relato. Un excelente resultado artístico que, sin embargo, conviene valorar antes de poner el libro en manos de niños impresionables.

El asunto de mis papás
 Mabel

Este libro, escrito e ilustrado por Mabel Piérola, mereció el premio Apel-les Mestres en 1991. La autora nos presenta un trazo bien definido que imita la ingenuidad de los niños y un texto incorporado a la ilustración en forma de colage. Una recreación del personaje de Caperucita Roja desde una nueva perspectiva. Piérola habla de sus padres y del bosque, no sólo como escenario del cuento sino de la vida de la niña. Un canto a la paternidad y a la naturaleza. Un relato novedoso tanto en la estética como en el planteamiento.

¡Te pillé, Caperucita!
  Carles Cano Peiró

Una historia que mezcla personajes clásicos del mundo literario infantil con otros ajenos a este: Frankenstein junto a Caperucita. El mundo literario y el audiovisual se unen en la suerte de programa televisivo que sirve de marco al desarrollo de la acción teatral. Una especie de ensalada humorística que descontextualiza a los personajes y los sitúa en el presente junto a otros ajenos por completo a sus obras de procedencia. Una composición para doce personajes en un único acto dividido en cinco escenas interrumpidas por cuatro anuncios. Una original propuesta en tono de parodia. Premio Lazarillo 1994.

Caperucita en Manhattan
 Carmen Martín Gaite

Esta nueva edición -conmemorativa del XV aniversario de la publicación de la obra- incorpora un prólogo del escritor Gustavo Martín Garzo.
Sara, moderna caperucita neoyorquina, sale en busca de su abuelita y descubre la libertad en Manhattan. ¿Hay argumento más atractivo para acercarse a las fantasías de una niña de diez años y a su profunda necesidad de huir de una mezquina vida familiar? Carmen Martín Gaite crea un relato mágico y rebelde, lleno de símbolos trascendentales, como tantos otros hermosos sueños iniciáticos. Una entrañable historia escrita desde la cercanía con que se viven los propios deseos.

 
 
 
 
   LOS BIBLIOTECARIOS
   LOS MAESTROS
   LOS EDITORES