Buscar por    
Edad
  
País
  
  Género
  
Soporte
   
Temas
 
Estás en : Home  /  Noticias   /   La Colección Eguidazu de Literatura Popular se expone en Casa del Lector

La Colección Eguidazu de Literatura Popular se expone en Casa del Lector

 
La exposición "Hoy es ayer. Colección Eguidazu de Literatura Popular" ha quedado abierta al público en Casa del Lector, el centro de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez emplazado en el complejo Matadero Madrid.
 
La apertura tuvo lugar el miércoles 19 de junio y como parte del acto se desarrolló una mesa redonda en torno a la literatura popular que fue presentada por el director general y vicepresidente ejecutivo de la Fundación, Antonio Basanta, que señaló que "la muestra trae el ayer al hoy y, dese el hoy, recupera el ayer". La mesa contó con la participación de los especialistas Ramón Charlo, Fernando Eguidazu (propietario de la colección) y César Mallorquí.
 
Una de las series más representativas del género es "El Coyote", el enmascarado justiciero creado en 1943 por José Mallorquí (1913-1972) aunque en la colección están presentes autores realmente populares como Corín Tellado, Marcial Lafuente Estefanía, Fidel Prado o Silver Kane, precursores del fenómeno best-seller.
 
Para Eguidazu,  Mallorquí "fue el que más calidad literaria aportó a su trabajo; era un verdadero escritor". Afirmó que en ese sentido era una verdadera excepción, ya que "la calidad era por lo común bajísima" a pesar de lo que "la novela popular contribuyó a crear varias generaciones de lectores de muy escaso poder adquisitivo".  
 
Mallorquí situó a su héroe, El Coyote, en la Baja California, donde batallaba por los derechos de los hispanos. Comentó que "en España fue un bombazo y se vendió muy bien por todo el mundo. Entonces se hablaba de El Coyote en la calle como ahora se habla de Messi". Sin embargo admitió que Lafuente Estefanía "era un escritor espantosamente malo pero capaz de ofrecer el producto que la gente demandaba".
 
A su entender esta producción era además "fiel espejo sociológico de la época". Hay portadas hoy inaceptables en las que hombres abofetean a mujeres o incluso las golpean con un látigo. Eguidazu recordó que en los tiempos en los que se publicaban estas novelas "se educa a la mujer para someterse al marido, en que le está vedado tener una cuenta corriente o solicitar un pasaporte".
 
El coleccionista añadió que lo que hoy se denomina corrección política entonces no existía y para justificar esa condición de sometimiento de la mujer los argumentos eran "ingenuos y maniqueos". Por otra parte, los tópicos se repetían de modo que "los negros eran salvajes, en el Oeste americano había hasta gorilas y los chinos, con Fu Manchú a la cabeza, eran la encarnación del mal". Eguidazu agregó que entonces en España "nadie viajaba y no había televisión" y aparte de que el mundo exterior comenzaba en los Pirineos "además del NODO y la radio" no había otra cosa para entretenerse que estos libritos que la gente devoraba semanalmente por unos céntimos.
 
También explicó que la novela popular fue un gran negocio para editores como Bruguera, Molino, Clíper, Juventud, El gato negro, Sopena o Maucci. Estos sellos hacían tiradas extraordinarias –muchas veces por encima de los cien mil ejemplares– de unas novelas que fueron traducidas a muchos idiomas y que se publicaron en Australia, Estados Unidos, toda América Latina y buena parte de Europa, incluida Noruega. Destacó que en muchos casos ese éxito comercial permitió a las editoriales publicar grandes autores.
 
En la exposición –que permanecerá abierta hasta el 29 de septiembre– pueden apreciarse objetos que pertenecieron a José Mallorquí cedidos por su hijo para esta ocasión como su máquina de escribir Underwood, la cámara fotográfica, un mecanoscrito original y su inseparable pipa.
 
Con la Colección Eguidazu de Literatura Popular, Casa del Lector y la Fundación pretenden ofrecer al público en general y a los investigadores en particular la posibilidad de conocer el modo en que la sociedad española se hizo masivamente lectora. La exposición es una muestra de las piezas más importantes de la colección Eguidazu, que consta de más cincuenta mil volúmenes, en su mayoría pertenecientes al género novelístico, y recoge la producción de este tipo de literatura desde el último tercio del siglo XIX hasta, aproximadamente, 1975.
 
Esta colección se incorpora a los fondos bibliográficos de Casa del Lector como uno de sus activos más valiosos, fruto de la generosidad de su propietario, el coleccionista y estudioso de la materia Fernando Eguidazu Palacios que fue reuniéndola a lo largo de más de cuatro décadas.

  

 
Envíanos tu comentario: