Buscar por    
Edad
  
País
  
  Género
  
Soporte
   
Temas
 
Estás en : Home  /  Conoce a tu escritor  /   Annabel Pitcher. Amor, culpa y misterio en 'Nubes de kétchup'

Annabel Pitcher. Amor, culpa y misterio en 'Nubes de kétchup'

 

La autora inglesa Annabel Pitcher, que ha presentado sus dos primeras novelas en Casa del Lector, repasa las claves de su literatura y explica cómo su experiencia docente  le ayuda en la escritura

Nubes de kétchup, la nueva novela de la escritora inglesa Annabel Pitcher, que se publica ahora en España (en el sello Alevosía, de Siruela), es, en palabras de la autora,  una historia de misterio y de culpa, pero también de amor y de identidad, en la que los momentos trágicos se alternan con otros divertidos, dentro de una estructura sorprendente.

Pitcher, figura ya de la literatura juvenil que expande su público a los lectores de todas las edades,  presentó esta y su anterior y primera novela, Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea (Siruela y Punto de Lectura, en bolsillo), en mayo en Casa del Lector, en un encuentro auspiciado por ambas editoriales y por British Council y conducido por el escritor Javier Ruescas.

Annabel Pitcher eligió a un niño de diez años como protagonista de su primer libro y a una chica de quince para el segundo. En ambos casos, las circunstancias y el entorno de los personajes, que el primero vive de manera más inconsciente y la segunda más consciente, no son, desde luego, fáciles.  Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea tiene como telón de fondo los atentados de Londres en 2005 (la hermana de Jamie, el narrador, fue una de las víctimas), y en Nubes de kétchup, la adolescente Zoe escribe cartas, de las que el lector no sabe si recibe o no respuesta, a un condenado a muerte en Texas (durante el proceso de escritura de la novela  la autora pensó en otros destinatarios, como el Papa o Santa Claus, según declaró esta primavera en The Guardian), embargada por un profundo sentimiento de culpa que esconde a las personas más cercanas. Pero en los dos relatos, la redención, la esperanza y la libertad, cuenta la escritora, prevalecen.

La tercera novela de Pitcher, que publicará próximamente, está protagonizada por una niña que decide dejar de hablar, para alejarse del ruido del mundo en el que vive.

Annabel Pitcher (Yorkshire, Reino Unido, 1982) estudió música y ballet de niña, cuando soñaba con ser  como la detective Miss Marple de Agatha Christie, y también con ser escritora. Cursó Literatura Inglesa en Oxford y se dedicó a la enseñanza durante varios años. Según explicó en el acto celebrado en Casa del Lector, hasta  Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea había escrito primeros capítulos de muchas historias pero esta es la primera novela que compuso de principio a fin.

La idea para ese primer libro, señala en su página web,  se le ocurrió de noche, en un hotel de Ecuador,  durante un viaje que realizaba con su marido. Y así fue tramando las páginas de país en país hasta que llegó a su casa de Inglaterra. Ahí le puso punto final a la historia y se la entregó a su agente.

Para el segundo libro se inspiró en algo que ella misma vivió, naturalmente sin la culpa de la protagonista, cuando siendo adolescente entró en contacto, a través de Amnistía Internacional, con un preso en el corredor de la muerte  con el que se carteó durante varios años.

En el vídeo de esta página de Canal Lector, Annabel Pitcher explica por qué decidió que el lector no sepa si las cartas llegan a su destino y si tienen o no retorno: “Cuando estaba escribiendo la novela consideré escribirla como una carta con respuesta para que se pudieran ver las cartas de Zoe pero también las de Stuart. Intenté escribir algunas cartas desde el punto de vista de Stuart pero sentí que le quitaba demasiado a la historia de Zoe. Espero que el lector tenga curiosidad en qué hizo Zoe, cómo lo hizo y por qué. Así que decidí que sería mejor si la historia estuviera sólo desde su perspectiva. Además, el lector puede imaginarse si las cartas llegaron a Stuart o no, y cómo responde. Para mí, sí recibió las cartas, y le imaginé llevándose el secreto de Zoe a la tumba. Cuando Stuart muere al final, en cierta manera el pecado de Zoe y sus errores mueren con él, y con ello hay un perdón para Zoe. Eso es lo que yo me imaginé, pero es algo personal para cada lector”.

De todo esto también habló Annabel Pitcher con Javier Ruescas en Casa del Lector en un encuentro (que puede verse íntegro en la web del centro) en el que contestó a las preguntas del presentador, a las del público y a cuestiones enviadas a la editorial por los lectores a través de las redes sociales.

Allí relató la escritora que Nubes de kétchup –Waterstones Children's Book Prize 2013– ha sido hasta ahora su novela más complicada y cómo se sintió muy presionada por el éxito de la primera. “Como escritor tienes que escribir para ti mismo, sobre algo en lo que creas, que te haga reír, que te haga llorar, que te resulte interesante”, le dijo a Ruescas, “pero también siendo consciente de quién va a ser tu lector”.  

“Siempre quise escribir para jóvenes, me siento muy conectada con mis años de adolescencia y me interesa saber cómo es ser joven en el mundo moderno”, dice la escritora en Canal Lector. “Es interesante ver el mundo desde el punto de vista de un adolescente durante un tiempo. Cuando escribo un libro no pienso que el lector sea necesariamente un adolescente. Simplemente, intento contar la mejor historia. Es agradable que mis novelas les gusten a los adolescentes pero espero que los adultos también las aprecien”.

Annabel Pitcher charló con Javier Ruescas sobre su experiencia docente, como lo hace en este vídeo de Canal Lector: “Fui profesora durante cinco o seis años y fue una preparación maravillosa como escritora porque enseñaba literatura, así que me pasaba los días discutiendo libros con jóvenes.  Y los jóvenes te dicen la verdad. Si no les gusta algo, te lo dirán, y si les enamora, también. Por eso pensé que cuando escribiera algo, lo peor sería que aburriese a los adolescentes. Pero también es importante no dejarte llevar por eso, e intentar contar la historia que tú quieres contar”. 

“El libro del que estoy más orgullosa es Nubes de kétchup”, dijo la autora en Casa del Lector, “porque ha sido muy difícil, he necesitado mucha determinación, pero la historia que más me gusta es la primera, la de Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea”. Annabel Pitcher explicó que su primera novela tiene que ver con el duelo, la segunda con la culpa, y la tercera con la dificultad de ser escuchado en el mundo actual. “Todas tienen algo de mí”, afirmó.

Página web de Annabel Pitcher

Encuentro en Casa del Lector

Nubes de kétchup. Annabel Pitcher. Traducción de Lola Díez.  Alevosía (Siruela)

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea. Annabel Pitcher. Traducción de Lola Diez. Siruela y Punto de Lectura

Textos sobre Annabel Pitcher en The Guardian

 
Envíanos tu comentario:
Un Lector
Me encanta Annabel. Gracias por traerla.
Un Lector
Mi hermana...es una maravilla y desde luego esto lo leeré y lo recomendaré
Canal Lector

Gracias por vuestras palabras, querido lectores.

Unable to open remote file.